Viajes 360

En este blog encontrarás mis experiencias de viaje y espero te sean de utilidad. Igualmente, me gustaría saber de las tuyas. @PabloEscobedo

SiguenosTwitter

SiguenosFacebook

BannerFront

PolaroidViajes12

PolaroidViajes5

PolaroidViajes3

PolaroidViajes11

PolaroidViajes

PolaroidViajes1

PolaroidViajes2

PolaroidViajes16

PolaroidViajes6

PolaroidViajes10

PolaroidViajes9

PolaroidViajes7

PolaroidViajes13

PolaroidViajes4

PolaroidViajes8

PolaroidViajes15

PolaroidViajes14

Caminar por sus callejones, entrar a sus iglesias, beber cerca de los ríos Scheldt y Lys. Gante es un sueño de ciudad. En paisaje similar a Brujas, pero una atmósfera universitaria envuelta en un campus salida de un cuento. No sólo una parada obligada si se visita Bélgica, sino en todo el Viejo Continente.

IMG_1963

Vista del Graslei de noche. Estudiantes, turistas, de todo en esta zona de la ciudad. Foto: Pablo Escobedo.

¿Cómo llegar?

Gante se encuentra al norte de Bélgica, en la región flamenca del país europeo. Lo más recomendable es tomar el tiempo para visitar varias partes de la nación, cuando menos Gante, Brujas y Bruselas. A Bélgica desde México se puede llegar vía varias aerolíneas, entre estas, Iberia o KLM con precios desde los 889 dólares, según el sitio de viajes Kayak.com.

Ya en Bélgica, el uso de trenes es básico. El país es pequeño por lo que también se puede rentar un auto y recorrer las carreteras de ciudad a ciudad.

¿Qué hacer?

Gante es una localidad que por si sola deslumbra a quien la visita. En la Edad Media fue una de las urbes más ricas y pobladas de Europa, lo cual se percibe en sus construcciones y desarrollo en puentes, iglesias y corredores de entonces.

Al igual que Strøget, en Copenhague o la Florida, en Buenos Aires, Gante cuenta con una parte peatonal la cual está rodeada de edificios medievales. La arquitectura se mantiene intacta y caminar por la Graslei permite percibir esto de forma completa. En esa zona, en la cual se puede observar el puente Sint-Michielsbrug y diferentes edificios que forman parte de la historia de la ciudad, se reúnen los universitarios a pasar la tarde y mejor aún, salir por la noche en fines de semana.

IMG_1939

Graslei, al mediodía. Un lugar de reunión. Foto: Pablo Escobedo.

IMG_1941

El puente Sint-Michielsbrug, en el centro de la ciudad. Foto: Pablo Escobedo.

A lo largo del centro de la ciudad se puede observar el trabajo del arquitecto Louis Roelandt, quien desde 1812 y hasta 1869 se encargó de varias obras en la urbe, como el Aula Magna de la Universidad, teatros e iglesias.

Cuando se habla de museos, uno de los más característicos de Gante es el Stedelijk Museum voor Actuele Kunst, también conocido como SMAK, en el que se encuentran obras de Francis Bacon, Panamarenko y Andy Warhol.

En cuestión de vida noctura, la zona de bares del centro presenta diferentes ambientes. La música electrónica juega un papel importante en la ciudad, pues de aquí son originarias agrupaciones como Soulwax o The Subs.

¿Por qué es una ciudad de estudiantes? Gante cuenta con una población de 243,000 habitantes, de los cuales, 32,000, más del 10%, estudian en la Universidad local, rankeada dentro de las mejores 200 a nivel mundial. Por eso, la vida tiene un aire juvenil, en comparación de su arquitectura medieval.

Un dato interesante. Tallin, en Estonia, metrópoli de la que ya hablamos en este blog, es ciudad hermana de Gante.

¿Qué comer… y beber?

Los chocolates belgas son famosos por su sabor. Definitivamente vale la pena detenerse a comer alguna de las diferentes variedades en las tiendas que se encuentran en el centro de la ciudad. Además, el mastel, parecido a un bagel, también es opción.

En cuanto a las cervezas, la diversidad que puedes encontrar en Gante, y en general en Bélgica, es asombrosa. Desde las más básicas, como la Jupiler, hasta una de las favoritas allá, la Duvel, los sabores, olores y presentaciones de las bebidas, son otra atracción a destacar.

¿Dónde quedarse?

La mejor ubicación es en el centro de la ciudad y se pueden encontrar cuartos en hoteles desde 98 dólares por noche, de acuerdo a Hotels.com. Rentar un auto, sobretodo para salir a otras localidades cercanas es una opción. Dentro de la ciudad, hay transporte público.

IMG_1803

La calle del departamento en el que tuve oportunidad de quedarme. Una maravilla. Foto: Pablo Escobedo.

Conclusión

Gante es una ciudad que contrasta de manera única el ambiente medieval con la juventud de su gente. Es una metrópoli que rompe esquemas y digna de una fama única y mejor aún, de tu visita.

BRUSELAS4

Este post se lo dedico a mis amigos Hendrik, Elke, Eveline y a todos los que conocí por mi aventura en Bélgica.

¿Te gustó el post? Te invito a continuar esta conversación en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

Tallin, una ciudad tan curiosa como los diversos orígenes de su nombre. De edificios que son patrimonio cultural de la UNESCO, pasando por haber recibido deportes en los Juegos Olímpicos de Moscú 1980, al desarrollo de tecnología en la actualidad, la capital de Estonia es una escala obligatoria en el noreste de Europa.

IMG_1288

Una de las calles del centro de Tallin. Foto: Pablo Escobedo.

¿Cómo llegar?

Estonia es un país pequeño. Cuenta con sólo 1.3 millones de habitantes. Si la nación es chica, aún más su capital. Tallin cuenta con poco más de 400,000 habitantes. Económicamente no es viable viajar desde México con destino único en Estonia, por lo cual, aquí viene la recomendación: barco.

La ciudad se encuentra a 80 kilómetros en barco de Helsinki, capital de Finlandia. El barco de la línea Tallink tiene varias salidas, sin embargo, lo mejor es tomarlo por la tarde/noche, una de las costumbres en aquella zona del mundo.

El barco entra a zona libre de impuestos, por lo cual la compra de artículos como perfumes, licores y dulces, entre otras cosas, es accesible. Por la noche, la diversión continua en uno de sus bares o karaokes. Indispensable probar el karaoke en esta parte del planeta. El precio del boleto está cerca de los 50 euros. La vuelta generalmente se hace al otro día por la noche, sin embargo, al arribo, uno abandona la embarcación.

IMG_1181

Después de unas cervezas, uno se anima a cantar, aunque sea en ruso. Foto: Pablo Escobedo.

¿Qué hacer en Tallin?

Conocer el centro y su Ciudad Vieja. Comencemos por Toompea y su castillo. Fue el primer castillo construido con madera en el Siglo X. En esta zona también se encuentra la catedral Alexander Nevsky. Su construcción se realizó entre 1894 y 1900, periodo en el que el territorio pertenecía al Imperio Ruso.

También destaca la Raekoja plats, una de las principales plazas de la ciudad. Se puede apreciar la iglesia de San Olaf que durante el Siglo XV llegó a medir 159 metros (en la actualidad 123) fue el edificio más alto del mundo. Así como lo lees. También destaca el Kiek in de Kök una torre construida en 1475 y que se mantiene de pie, pese al paso de diferentes guerras en su historia.

Lo mejor de Tallin es caminar por su calles y observar cada uno de sus edificios. Apreciar la cultura de un país que tiene 20 años de independencia, pero siglos y siglos de memoria.

 IMG_1253

De compras en el centro de Tallin. Foto: Pablo Escobedo.

IMG_1221

La modernidad con el contraste de una era soviética. Así es Tallin. Foto: Pablo Escobedo.

IMG_1217

Si te pierdes, solo pregunta por el hotel Viru, uno de los puntos de referencia en la ciudad. Foto: Pablo Escobedo.

También vale la pena buscar empresas te telecomunicaciones o tecnología, en general. En 2005, la capital de Estonia fue calificada como el “Syllicon Valley del Mar Báltico”. Como ejemplo de su desarrollo, en esta zona se dio el origen de Skype.

Tallin se encuentra en una de las zonas donde el clima si es prioridad. Los mejores meses para ir son de Mayo a Agosto. En otro plazo, corres el riesgo de pasar por viento y frío.

Recomendable ir con alguien de Estonia o que hable ruso. Así será todo más práctico.

Conclusión

Pasé poco tiempo en Tallin, pero cada minuto lo valió. Destinar una parada a este territorio en un viaje por Escandinavia, Rusia o el Este de Europa no es una recomendación, debería considerarse una obligación. 

IMG_1239

Kai, mi amiga y guía turística en Tallin. A quien dedico este post. Foto: Pablo Escobedo. 

¿Te gusto el post? Te invito a continuar esta conversación en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

Es quizá el punto más cosmopolita del Medio Oriente. Sus playas, vida nocturna y sociedad hacen olvidar que uno se encuentra en un sitio de enfrentamientos bélicos e historias religiosas. Es Tel Aviv, Israel.

IMG_0725

Esto me lo encontré en el cielo de la ciudad. Me gustó. Foto: Pablo Escobedo.

¿Cómo llegar?

En el avión se pasa por el Atlántico y se cruza Europa. Un vuelo ciudad de México – Tel Aviv llega a cotizarse desde 1,330 dólares de acuerdo a una búsqueda en Kayak.com. Ya sea que hagas escala en EU o Europa, prácticamente es imposible encontrar un vuelo directo a Tierra Santa. El puerto de Tel Aviv se encuentra a 60 kilómetros al norte de Jerusalén y 90 kilómetros al sur de Haifa, ciudades de las que hablaremos más adelante.

¿Qué hacer?

Tel Aviv es una ciudad de contrastes. Desde el momento que uno llega al aeropuerto se percata de la diversidad cultural con la que cuenta Israel, pues anuncios en inglés, árabe y hebreo inundan los ojos. Por lo mismo, las actividades son tan diversas que uno podría pensar, se encuentra en ciudades diferentes al pasar tan solo de cuadra a cuadra.

Jaffa. El puerto, mencionado en algunas ocasiones en la Biblia, tiene una historia de 4,000 años, en los cuales ha sido ocupado por cristianos, judíos y árabes. En la actualidad, es una de las zonas más viejas de Tel Aviv, con edificios que valen la pena visitar, por la forma en la que están construidos y por el material. Un lugar lleno de historias que contar, como la revuelta árabe en 1921 y la continua tensión entre árabes y judíos. En la actualidad, un lugar con diversidad cultural y se podría decir, tranquilidad.

IMG_0657

Vista del centro de Jaffa, la zona más árabe de Tel Aviv. Foto: Pablo Escobedo.

El boulevard Rothschild es más allá de una calle que hay que visitar. En ese punto de la ciudad, en abril de 1909, 66 familias judías se repartieron las tierras usando conchas de mar. Hoy es uno de los corazones de la ciudad que tomó su nombre el 21 de mayo de 1910. A sus alrededores se puede apreciar arquitectura con estilo Bauhaus, trabajo de judíos alemanes en la década de los 20 y 30.

Cerca de Rothschild se encuentra la Plaza Dizengoff en la cual puedes encontrar por sus diferentes corredores, cafés, restaurantes, pero sobre todo, bares y clubs. Un lugar muy recomendable para visitar los jueves o sábados por la noche.

IMG_0627

Imagen representativa de la Plaza de Dizengoff, punto de reunión para salir por la noche. Foto: Pablo Escobedo.

La Plaza Rabin, en la cual en noviembre de 1995 el entonces primer ministro Yitzhak Rabin fue asesinado, es uno de los centros políticos más importantes de Israel. Es la plaza más grande de la ciudad y sede no solo de convocaciones de partidos políticos, sino también de manifestaciones sociales.

IMG_0647

Aquí una leyenda acerca del asesinato del Primer Ministro en la Plaza que ahora lleva su nombre. Foto: Pablo Escobedo.

Ir a cualquiera de los mercados públicos en Tel Aviv es otra experiencia. Tan acostumbrados a negociar para vender, en este tipo de lugares uno puede encontrar verdaderas “gangas” aunque de no estar al nivel de negociación, las cosas también pueden salir en un ojo de la cara.

IMG_0733

Uno de los mercados de la ciudad. Bonito, barato, pero no sé que tan bueno. Foto: Pablo Escobedo.

Las playas son uno de sus mayores atractivos. En lo personal, visité en varias ocasiones la de Gordon. Similar en México a la costa de Quintana Roo, Tel Aviv ofrece 300 días de sol al año. Las mañanas en la playa, no tienen comparación.

Tan encuentras de todo en Tel Aviv que en cuestión sustentable uno no deja de ver las cajas en las que guardan materiales de PET para su reciclaje así como la introducción de autos eléctricos en sus calles.

¿Qué comer?

Aquí no hay mucho para dónde hacerse. La comida es deliciosa. Al menos cada vez que me senté a comer mis alimentos, así lo fue. Desde las pizzas en Jaffa, hasta la Shawarma en Dizengoff. Una experiencia la gastronomía en Tel Aviv.

¿Dónde quedarse?

La ciudad cuenta con más de 6,000 cuartos en poco más de 44 hoteles. Algunos de los más famosos son el Sheraton, Dan, Isrotel y Hilton. En lo personal me quedé con un amigo de la universidad, Isaac Fainsod (a quien dedico este post), en la zona de Dizengoff.

IMG_0594

Vista desde el balcón de la casa de mi amigo. En la foto, Isaac. Foto: Pablo Escobedo.

¿Es caro?

De acuerdo al ranking de ciudades más caras de Forbes, Tel Aviv se encuentra en la plaza 19. La moneda de Israel, el shekel, se encuentra en cerca de cuatro pesos mexicanos. Las comidas en un restaurante modesto rondan los 40 o 50 shekel. Una cerveza en un bar, ronda los 20 shekel. Así que estimados, no es lo más caro del mundo, pero hagan sus cuentas.

Conclusión

Tel Aviv es una de las ciudad más impresionantes que he visitado. Desde sus barrios árabes, hasta los judíos ortodoxos pasando por su sociedad contemporánea. Un mar de pieles, lenguajes y creencias. Volvería sin pensarlo. Como país, Israel es punto y aparte. Pero de otras ciudades, hablamos después.

IMG_0777

Atardecer en la playa de Gordon. Foto: Pablo Escobedo.

¿Te gusto el post? Te invito a continuar esta conversación en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

¿Cómo calculo precios en un país extranjero?

Antes de viajar, siempre me pasa por la cabeza una pregunta: ¿cuánto costará un paquete de “x” restaurante de fase food? Y… ¿por qué?

La publicación especializada en economía, The Economist, da a conocer su Índice Big Mac en el cual se busca observar el correcto comportamiento de las divisas frente al dólar y que ahora en sus datos incluye el PIB per cápita de cada país para tomar en cuenta.

Si bien el estudio sirve para muchas más cosas que comparar los precios de los paquetes, a uno como turista/viajero lo pone en perspectiva de el valor de las cosas en el país que busca visitar. En el pasado apliqué esto como referencia y si, me funcionó.

Arriba está la imagen de su estudio más reciente, si quieres leerlo por completo da click acá. 

 ¿Te gustó el post? Te invito a darme tus comentarios en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

Copenhague era muchas cosas en mi mente menos una de las capital de la bicicleta y sede de un barrio autónomo. Esta es la crónica de mi paso por la capital de Dinamarca. una ciudad que te saca varios suspiros y en muchas ocasiones te deja boquiabierto.

¿Cómo llegar?

IMG_9724

La primera imagen que tuve de Copenhague. La estación de tren para ir del aeropuerto al centro de la ciudad. Foto: Pablo Escobedo.

Como comenté en el post sobre Estocolmo, viajé a Copenhague y fue base de varios traslados que hice en Europa. A la capital danesa llegué por KLM vía México-Ámsterdam, un vuelo de casi 16,000 pesos. Un trayecto largo, pero nada que unas cuantas películas no puedan solucionar. Una vez en Copenhague, el aeropuerto cuenta con transporte, el cual te conecta con el centro de la ciudad en no más de 20 minutos y con precio cercano a los cuatro euros. Hay que recordar que como en Suecia y Noruega, en Dinamarca no usan Euro como divisa, sino sus respectivas coronas.

¿Dónde quedarse?

De acuerdo a Forbes, la capital danesa es la ciudad número siete, cuando se habla de lo cara que es. De acuerdo a la misma lista, es la tercera más cara de Europa. Sin embargo, tampoco es para espantarse, pues con una buena búsqueda en Hotels.com se puede solucionar eso. Por ejemplo, el Hotel Copenhague (tal cual) ofrece habitaciones desde 96 dólares la noche y se encuentra en pleno centro de la ciudad. La cuestión es buscar y pensar que en promedio, por una buena habitación, tienes que reservar unos 200 dólares (y después hacer la conversión a coronas).

Ahora que si lo tuyo es ser un turista al 100% hay una zona que te va a encantar. Nyhavn es la foto tradicional de Copenhague. En el hotel 71 Nyhavn la noche más barata cuesta un aproximado de 2,600 coronas danesas, casi 500 dólares. Si se tiene el dinero, vale la pena.

¿Qué hacer?

La capital danesa es un museo por si sola. Sus parques, calles, edificios, moda. No hay momento en el que se baje la cabeza; todo es admirable. Mi zona favorita: el Rådhuspladsen en el cruce de la calle Vesterbrogade y HC Andersen Blvd. Aquí encontrarás una plaza que para mi fue el centro de mi viaje a esta ciudad pues a partir de ahí me movía hacia diferentes lados. Por ejemplo, si cruzas la plaza y caminas por la calle de Stroget, encontrarás una calle semipeatonal en la cual hay tiendas, bares, cafés, restaurantes y una que otra galería. Si se camina hacia el norte, sobre esa misma calle (que va cambiando de nombre y de repente de dirección) se llega a Nyhavn. En  el camino encontrarás diferentes plazas (squares) y dependiendo del día, hallarás diversas actividades.

IMG_9797

La calle de Stroget, una de mis favoritas en la ciudad. Foto: Pablo Escobedo.

Caminaste y llegaste a Nyhavn. Créeme, pocas cosas tan icónicas de una ciudad como este barrio de Copenhague. Con sus orígenes en el Siglo XVI esta zona, que alguna vez fue  famosa por la actividad comercial que había, ahora es un lugar turístico. Como todo, encontrarás uno que otro lugar para tomar un café o una cerveza. Lo que si, cuida tus coronas porque después de una noche en esta zona, podrías terminar con el presupuesto reducido.

IMG_9881

Los colores de las casas y establecimientos dan vida a Nyhavn. Foto: Pablo Escobedo. 

Puedes continuar caminando sobre Nyhavn y llegas a la calle Toldbodgade. Yendo hacia el norte, podrás ver a tu derecha la Casa de Ópera de la ciudad y tarde o temprano, sobre la bahía sobre la calle de Larssens y pasando Nordre Toldbod a mano derecha verás el emblema de esta ciudad: La pequeña sirena. Ubicada cerca del parque Langelinie sus 1.25 metros han marcado a esta ciudad por casi más de 100 años.

IMG_0061

Y ahí está. La famosa sirena. Foto: Pablo Escobedo.

Christiania es un lugar que no pasa desapercibido en la ciudad. Al este de la ciudad, se fundó en 1971, y es, para sus casi 1,000 habitantes un vecindario autónomo de 34 hectáreas. El olor a marihuana es común, así como las reglas de no tomar fotos. Es complicado definir Christiania. Mi conclusión acerca de este lugar, es que tiende a ser liberal, sin embargo cae en sus vicios. Ustedes visítenla y comenten su  punto de vista.

IMG_0316

Así luce una de las entradas a este barrio autónomo. Foto: Pablo Escobedo.

IMG_0314

Una de las calles de Christiania. Muy diferente a las de la ciudad. Foto: Pablo Escobedo. 

En más de Copenhague, no te puedes perder sus parques. Cualquiera en el que acabes es espectacular. Otra recomendación es caminar por las calles de Norre Sogade y Oster Sogade así como cruzar sus puentes hacia la zona de Norrebro. Si eres de parque de diversiones, tienes la opción de Tivoli, que no solo llama la atención por sus juegos sino también por su arquitectura y áreas verdes.

¿Qué comer?

Como una ciudad multicultural encontrarás comida de diferentes partes del mundo y muchas veces a buenos precios. Sin embargo, (sin saber la traducción de estas palabras), si ves un carrito de estos por la calle, no dudes en comer ahí. Bueno, muy rico y barato. Un “must” en esta ciudad.

IMG_0230

Si bien con uno no te llenas, lo vas a disfrutar. Pídelo con refresco de manzana, la perfecta combinación. Foto. Pablo Escobedo.

¿Cómo transportarse?

Copenhague tiene uno de los metros más modernos del mundo, en parte porque inició operaciones en 2002, sin embargo, lo de esta ciudad son sus bicicletas. Cuatro de cada diez personas las utiliza para transportarse y uno como turista, puede utilizar un sistema similar al de Ecobici en la ciudad de México.

IMG_0270

Muy común tener este tipo de vistas a lo largo de la ciudad. Foto: Pablo Escobedo.

Conclusión

Copenhague es una ciudad admirable por sus espacios públicos y medios de transporte. Cara, en parte si, pero en todo momento vale la pena.

¿Te gustó el post? Te invito a darme tus comentarios en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

IMG_0696

Foto: Centro de Estocolmo. Foto: Pablo Escobedo.

Y llegamos a Estocolmo, capital de Suecia. Desde México a esta parte del mundo se puede llegar de diferentes maneras. En mi caso, utilicé como “base” Copenhague y desde ahí viajé hacia el norte y luego al sur de Europa. Los trenes de la capital de Dinamarca a la sueca son frecuentes y no es caro. Acerca de los precios un vuelo México-Copenhague ida y vuelta, cuesta en promedio 1,300 dólares de acuerdo al sitio Kayak.com.

¿Dónde quedarse?

En Estocolmo tuve la oportunidad de estar en dos ocasiones diferentes, ambas en casas de amigos. La primera vez me quedé en la zona de Slussen, la cual cuenta con una estación de metro, servicios como hoteles, restaurantes y bares además, está cerca de uno de los mayores atractivos turísticos de Estocolmo, Gamla Stan. Es mi opinión fue uno de los mejores lugares para quedarme. Céntrico y cómodo.

La segunda ocasión terminé en el sur, un poco más al oste de la zona de Slussen. Terminé en Zinkensdam, tipo más residencial y no tan activo como en mi primera parada. Igualmente lo recomiendo.

IMG_1432

Esta era la vista de mi cuarto. Foto: Pablo Escobedo.

El metro de la ciudad corre por la mayoría de los lugares en los que hay que estar.

IMG_0772

No recuerdo los horarios del metro, pero tenía servicio hasta tarde. Aquí una foto de dos amigos con los que salí en Estocolmo. Foto: Pablo Escobedo.

De acuerdo al sitio Hotels.com puedes encontrar acomodo desde 100 a 577 dólares. Solo pase una noche fuera de casa y fue en un hostal en el que pagué 333 coronas suecas, casi 700 pesos mexicano y fue en la zona de Gamla Stan. Excelente punto y se me hizo excelente precio.

¿Qué hacer?

Estocolmo tiene muchos atractivos. Museos, diversión, festivales, parques, librerías, vida nocturna. Hay muchas opciones y en mi experiencia todo conectado.

Una de las paradas obligadas es Gamla Stan, la ciudad vieja. Esta zona se distingue por sus calles empedradas y callejones de estilo medieval. En ella encontraras tiendas, bares y restaurantes para pasar un buen rato. Además, da hacia el mar, por lo cual sus vistas de atardeceres y anocheceres son imperdibles. En cuestión de museos en esta zona encontrarás el Museo Nobel, en el cual puedes observar los trabajos de los galardonados con ese premio, además te toparás con el Palacio Real.

IMG_0732

Así luce por dentro Gamla Stan. Foto: Pablo Escobedo.

La opción antes de salir de Gamla Stan es caminar por Skeppsbron en donde cruzas un puente (Strombrom) para llegar a la zona de Kungsträdgården, que es donde está el Jardín del Rey. Independientemente del Jardín, que por si solo vale la pena, encontrarás cafés, galerías de arte y restaurantes.

IMG_0722

La entrada a la “Ciudad Vieja”. Foto: Pablo Escobedo.

Museos hay muchos y de diferentes tipos. En lo personal, uno de los que más disfruté fue el museo Vasa. De entrada la isla de Djurgården por sí sola vale la visita. Al año, la visitan más de 10 millones de turistas por sus diferentes atractivos como museos, galerías y parque de diversión. En esta zona también está el Acuario de Estocolmo, lo único que no recomiendo visitar. Caro y pequeño.

Regresando al tema del Museo del Vasa, muestra la historia del barco que nunca zarpó de Estocolmo y se hundió en el Siglo XVII. Durante el recorrido podrás ver acerca de la historia de la ciudad en esos años, pero lo más impresionante es ver el barco, casi intacto dentro de las instalaciones.

IMG_0545

El Vasa. Foto: Pablo Escobedo.

Por último dentro de mis recomendaciones, no falta caminar por la calle de Götgatan, la cual se encuentra en la zona de Södermalm, cerca de Slussen, de la cual ya platicamos arriba. Es una de las calles más largas de Estocolmo y de las más divertidas, sobre todo en noches de fin de semana. He ahí la recomendación para salir por la noche.

IMG_0856

La vida nocturna en Estocolmo. Gran Experiencia. Foto: Pablo Escobedo.

Conclusión

Estocolmo es una ciudad pequeña que sin embargo tiene mucho que ofrecer. No es tan cara como puedes pensar y más divertida de lo que te puedes imaginar. Es un lugar que hay que visitar porque al final del día a Estocolmo le puedes decir: Stock-Home

IMG_0698

Y si. Foto: Pablo Escobedo.

¿Te gustó el post? Te invito a darme tus comentarios en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

Buenos Aires, Argentina. Desde sus parques, pasando por sus shows de tango y hasta el Obelisco, es una ciudad que debe tener un apartado en tu agenda. Pero, ¿cómo empieza la aventura?

¿Cómo llegar?

De acuerdo al buscador Kayak.com, los precios de los vuelos redondos ciudad de México a Buenos Aires van de 901 dólares hasta los 1,333. Si, es un viaje caro y largo. Recomendaciones, al igual que en Europa, ir descansado, buscar dormir durante el trayecto (el vuelo generalmente es de noche) y preparar los documentos cuando se llegue a migración, pues si bien, no piden visa, si pueden ser bastante curiosos a la hora de preguntar el lugar en el que uno se va a quedar y a dónde va viajar.

¿Dónde quedarse?

El hospedaje en la capital de Argentina no es un problema. Los barrios del centro, en especial el norte y los cercanos al Obelisco, están relativamente cerca de lo que hay que ver en la ciudad. En mi experiencia, me quedé en el Hotel República Wellness, el cual tiene una vista impresionante del Obelisco y está en plena calle de Cerrito. 

En cuanto a sus cuartos, no son impresionantes, pero su ubicación y precio (en promedio 100 dólares, a veces menos) lo hacen una gran opción. Si no te convence, hay muchas opciones, con una búsqueda en Hoteles.com te darás una mejor idea de lo que te conviene.

ARGENTINA15

Foto del Obelisco. El Hotel República justo enfrente de este monumento. Foto: Pablo Escobedo.

¿Qué hacer?

Vaya, hay que pensar que Buenos Aires, al igual que la ciudad de México, es una ciudad multicultural y además, una gran urbe. Con esto me refiero a que las opciones culturales, deportivas, gastronómicas y de esparcimiento, son diversas.

Me iré por lo que más me gustó. La Florida. Una calle peatonal obligada para los turistas. Sin embargo, atención, es en esta calle en donde más delitos contra turistas se realizan. No con violencia, pero en cuestión de billetes truchos (falsos) y carteristas. Recomendación, si ir, pero tener bien abiertos los ojos.

Al caminar por calle, tarde o temprano llegarás a Plaza San Martín, ubicada en el barrio de Retiro de Buenos Aires. Si viste la película El Secreto de sus Ojos, seguro recordarás varias escenas de la misma. La Plaza San Martín tiene de todo. Parques, monumentos y esculturas. Reserva cerca de media tarde para darle una buena vuelta a este lugar. Además, si buscas salir por tren a algún lugar, es en este barrio en donde está la estación más popular.

ARGENTINA22

Atardecer en Plaza San Martín, Buenos Aires. Foto: Pablo Escobedo.

ARGENTINA9

Acá la estación de tren. Puedes salir rumbo a Tigre u otras ciudades. Foto: Pablo Escobedo.

Cerca a Retiro, se encuentra el muy célebre Puerto Madero. Monumentos pero sobre todo tiendas y restaurantes. Infaltable una comida o cena en este lugar, que además de todo, no es caro y vale mucho la pena. Una vista al Puente de la Mujer, también dentro de la agenda.

 Seguimos en la misma zona de todo lo de arriba y caminamos unas cuantas calles a Barrio Norte. Ahí encontrarás un estilo totalmente europeo en cuanto a la construcción y sobre todo, muy parecido a París. Si lo comprara con algún lugar en el DF, diría que se parece a Polanco.

Y cerca de ahí, la Recoleta. Ahí encontrarás bastantes puntos culturales, como el cementerio (en el cual está la tumba de Eva Perón) y la biblioteca nacional. También podrás descansar en la Plaza Francia, un parque en el cual verás mucha actividad, sobre todo los fines de semana.

ARGENTINA33

Yo, posando en uno de los parques de la Recoleta. Foto: Mosty.

Y si el Tango. Hay varios shows en las zonas turísticas, sin embargo, si lo que quieres es probar algo urbano, nada mejor que tomar una cerveza quilmes en el barrio de San Telmo al tiempo que observas una pieza de tango en la Plaza Dorrego. Este barrio es uno de los más antiguos de Buenos Aires, razón por la cual, tiene un ambiente aún más especial.

ARGENTINA34

Y así, te los encuentras en la calle. Foto: Pablo Escobedo.

Para salir en la noche, lo mejor es Plaza Serrano ubicada en el barrio de Palermo. ¿Quieres una comparación? En mi experiencia diría que es la Condesa de Buenos Aires. Muchos bares, restaurantes, pero sobre todo fiesta. Ve preparado, porque la noche empieza a las 11pm, pero termina incluso más allá del amanecer. 

De museos, mi mayor recomendación es para el Museo de Arte Latinoamericano de Buenos Aires (Malba). Desde su fachada, un lugar atractivo para visitar y dependiendo de sus exposiciones, ampliar tus conocimientos.

¿Y el transporte?

Su red de metro (Subte) está muy conectada y barata. Desplazarte en Buenos Aires no debe ser un problema.

ARGENTINA3

El Subte, cerca de la Casa Rosada. Como en todos lados, protestas contra el gobierno. Foto: Pablo Escobedo. 

Y bien, estás son mis recomendaciones acerca de Buenos Aires, una ciudad con mucha historia, muchos personajes y sobre todo, muchas atmósferas que la hacen única.

¿Te gustó el post? Te invito a darme tus comentarios en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

Qué tiempos los previos a 1978. Los boletos para viajar en avión se imprimían con anticipación, si habían ofertas, eran fijas y vaya, no había opción de “cazar” el mejor postor. Sin embargo, a partir de ese año en Estados Unidos se desregularon las aerolíneas lo que dio paso a mayor competencia, entre otras cosas.

¿Por qué usar como referente a Estados Unidos? Bueno, este blog en su mayoría lo leen mexicanos, y de acuerdo a datos recientes, el destino favorito para transportarse vía aérea es el vecino del norte, siendo Nueva York y Las Vegas las ciudades predilectas.

Los boletos pueden cambiar en días o minutos. Así pues, aquí algunas recomendaciones para buscar el mejor precio.

1. No reserves boletos en fin de semana, son los más caros para comprar. De acuerdo con varios expertos, es mejor reservar en Martes, Miércoles o Jueves.

2. ¿Qué buscador usas? En la actualidad hay un sinnúmero de buscadores para boletos de avión. En lo personal, me he confiado al destino que elige Yahoo Travel y TraveloCity (que para el caso son casi lo mismo). Sin embargo, te puedes apoyar en otras herramientas como Despegar y Kayak, este último, el favorito de la estimada Tips de Viajero).

Si viajas en territorio estadounidense Airfarewatchdog parece una buena opción. Digo parece, porque solo he buscado precios y no he comprado, sin embargo, tiene un sistema que dicen, te asegura los mejores precios en boletos de avión.

Asimismo una vez que encuentres un boleto barato, no descartes los sitios de las propias aerolíneas pues quizá puedas encontrar otra sorpresa.

¡Por cierto! A veces, los buscadores no incluyen aerolíneas de bajo costo, por lo cual, te conviene hacer una búsqueda previa de las que vuelan a tu destino.

3. Si son vuelos cortos y viajas en aerolíneas de bajo costo, al comprar tu boleto por Internet deshabilita la opción de checar equipaje, eso te puede ahorrar unos cuántos billetes.

4. ¿Cuándo es el mejor tiempo para comprar? Al menos entre cuatro y seis semanas previo al viaje. En lo general, los precios para viajar son más caros entre ocho y diez semanas y dos y tres previas.

5. ¿Qué factores “mueven” los precios de los boletos? Hay varios, entre ellos, qué tan rápido se están comprado los boletos con relación a años pasados o si hay un evento especial en el destino al que se pretende viajar. Por eso, si el viaje solo es de distracción, te recomiendo checar que no vayas a donde es el Super Bowl, por ejemplo, pues todo te saldrá más caro.

Estas son recomendaciones, basadas experiencias propia y datos de diferentes fuentes. Si puedes ayudar a hacer más completa esta guía te recomiendo contactarme en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

Se puede ir del lujo de uno de los casinos más reconocidos en el Polo Sur a un museo que inició en el cuarto de un niño. Es Punta del Este, en Uruguay, una de las playas más visitadas por turistas y que al mismo tiempo puede ser un Miami o convertirse en un pequeño pueblo, apacible, amigable.

¿Cómo llegar?

Ok, vas de México a Uruguay. Llegar a Punta del Este desde el DF puede ser un poco complicado y caro, por lo que en tal caso, mi recomendación es tomar un vuelo a Buenos Aires (escoge la aerolínea que más te convenga) y tomar el BuqueBus, el cual es rápido, barato y te incluye el barco y camión.

URUGUAY

Esta es una imagen de dentro del BuqueBus. Foto: Pablo Escobedo.

Si así lo quisieras, podrías quedarte a conocer Montevideo, pero de esa bella ciudad, escribiré después.

Como mexicano no necesitas visa para ninguno de los dos países (aplausos).

¿Dónde quedarte?

Lo bueno de Punta del Este es que, si bien es un resort de lujo, hay hospedaje para todos los bolsillos y con calidad que no te hará pasar aventuras. Te recomiendo darle una vuelta a Hoteles.com, no dudo que encontrarás un buen lugar.

¿Qué hacer? 

Aquí viene lo bueno. Sugiero cuando menos una estancia de una semana en el lugar. Punta del Este, solita, tiene 19,000 habitantes, pero que en verano supera los 200,000. Este dato es importante porque depende de la temporada, las cosas que hacer.

Número uno, la playa. Cualquiera de las dos (Mansa y Brava), son dignas de estar un buen rato. Puedes caminar por la rambla (costera) tomando un té (tradicional de por allá) y disfrutar de la vista con incluso, avistamiento de ballenas.

URUGUAY3

Vista de la playa Brava de Punta del Este. Foto: Pablo Escobedo.

Número dos. El Casino. Bueno acá depende de gustos, pero si lo tuyo es ir a jugar, el show y la diversión con unos cuantos tragos, el Hotel Conrad cuenta con un Casino que vale la pena visitar. No es Las Vegas, eso también está claro.

Vamos de museo. El Museo del Mar, no es el Louvre o el MET, pero su sencillez y hospitalidad hará que te guste igual. Formado por una colección que empezó Pablo cuando era niño, este museo narra la historia de Punta del Este y Uruguay de una forma única. El museo está en La Barra, a unos cuantos minutos de Punta, y créeme, si vas, vas a querer regresar.

URUGUAY8

Una imagen dentro del Museo del Mar. Foto: Pablo Escobedo.

URUGUAY14

Pasar por este puente, otra experiencia. Foto: Pablo Escobedo.

Fiesta. Cuarta recomendación. La verdad es que para ser un resort, son pocos los lugares para ir de fiesta, sin embargo vas a encontrar de todo. Desde un Pub, hasta un Club de salsa. No es caro y el ambiente, siempre cordial.

Y bueno, la verdad es que por cosas qué hacer no vas a parar. Desde caminar por la ciudad (porque es pequeña) hasta visitar lugares cercanos como Isla Gorriti, Isla de Los Lobos y más, no vas a parar.

Lo que no puede faltar

Comer en el restaurante Guappa. En plena rambla de Punta del Este, una buena sopa marina acompañada por un chivito canadiense y una cerveza Patricia, experiencia inigualable.

Andar en bicicleta. ¡No necesitas más! A todos los lugares llegas en menos de 20 minutos.

URUGUAY

La de la izquierda, fue mi bici. Foto: Pablo Escobedo.

Cada presupuesto depende de lo que quieres hacer, sin embargo te puedo adelantar, no gastarás los millones en este lugar y la pasarás como si lo hubieras hecho.

Te invito a continuar esta conversación en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

Si eres mexicano, esto te va a interesar más. Y es que al planear un viaje pensamos en el vuelo de avión, el hotel, los gastos, pero pocas veces en la visa. Sin la visa, no hay viaje.

Así que aquí 10 de los países que seguramente te interesaría visitar y para los que necesitas visa para entrar como turista.

Canadá. Recientemente Canadá impuso una visa de turista para los ciudadanos mexicanos. Así pues, si eres mexicano, olvídate de transitar libremente por el resto de Norte América. 

India. Definitivamente uno de los países que hay que conocer. India. Y si, la visa es un requerimiento

india: un altro mondo

Egipto. Si bien el país ha sido noticia en los últimos meses por sus revueltas sociales, también lo es que difícilmente dejará de ser un atractivo turístico, pues tiene una gran cultura. Y si, necesitas visa

Brasil. Por su futbol, por sus playas, por su economía, el país amazónico es único. Pero por ser mexicano necesitas visa. Aquí el link a la información.            

China. Los chinos ni con los Juegos Olímpicos del 2008 abrieron las puertas. Así pues, que si quieres dar una vuelta por allá, será mejor que tomes medidas antes de comprar tu vuelo. 

Cuba. La isla, es uno de los destinos turísticos más famosos entre mexicanos. Sus playas y precio la hacen atractiva. La visa no es complicada de obtenerla, pero es bueno saber que hay requisitos. 

Ucrania. Para empezar, es una de las más caras, pues el trámite alcanza los 1,500 pesos. Además hay que comprobar muchas cosas. Para que te las cuento, mejor te dejo en link

Dnipro Girl

Australia. Sus ciudades así como Sydney y Melbourne lo hacen un destino que no puedes dejar pasar. Aquí ya escribimos al respecto, este fue nuestro post.

Estados Unidos. Por muchos ya conocida y a veces odiada. La visa para Estados Unidos es de las más, o muy probablemente, la más solicitada. Recuerda tomar previsiones, pues su proceso puede ser largo. 

Rusia. Como dicen en su página: Es indispensable tener un paquete turístico de viaje organizado siendo la “Confirmación” el documento que lo acredita. Así que toma tus medidas. Aquí el link

Pues ya lo sabes. Trámites y más trámites. Pero lo viajado, ¿quién te lo quita?

¿Qué te pareció el post? Te invito a continuar la conversación en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

A un poco más de un año de la crisis que cimbró varias aerolíneas, exactamente, en julio del 2007, nació VAustralia (Virgin Australia). Con menos de cuatro años en el mercado, la aerolínea ha llamado la atención ocupando rutas que tarde o temprano tendrían gran demanda, principalmente hacia Australia

En los últimos años viajar por las aerolíneas tradicionales se había vuelto una aburrición. Ya fuera por el servicio, los alimentos e incluso la actitud de los empleados de una industria en crisis, transportarse en avión era aburrido, un proceso. VAustralia me recordó esas primeras veces en las que me subía a un avión y todo me resultaba llamativo. Desde sus mostradores, personal, servicios y decorado de avión, VAustralia va con ventaja en su mercado.

Vuelos de más de 10 horas los he realizado por Delta, KLM, Aeroméxico y ahora VAustralia, en menos de tres años. A diferencia de las primeras tres, la de Oceanía me pareció, hizo el viaje divertido.

En viajes de Los Ángeles a Sydney. La comida (tres platos a elegir, calientes y con buen sabor) el ambiente (colores llamativos, futurista), el sistema de entretenimiento (Panasonic eX2, con decenas de películas, programas de tv, canales de televisión, música) y básicamente el concepto hace que esta aerolínea haga parecer a las otras, cosa del pasado.

A la hora de hacer el check in, fue realmente rápido. Sus procesos no son complejos e incluso un cambio de vuelo se hace con relativa facilidad. Detalles como saludarte por tu nombre o felicitarte en público si es tu cumpleaños, se me hicieron atractivos. Además su atención vía twitter fue muy eficiente. El negrito en el arroz, no hay WiFi. Según una de las trabajadoras de la aerolínea, pronto habrá.

Conclusión.

No hay vuelta hacia atrás. O te renuevas y cambias la imagen de tu a aerolínea a una experiencia y no solo un servicio o te quedas sin alas.

Por cierto, ¿recuerdan cómo daban las instrucciones en casos de emergencia en esta aerolínea? Vale la pena acordarse.

Y qué me dicen de este comercial de IndiGo. Me gustó mucho.

¿Qué te pareció el post? Te invito a continuar la conversación en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

El Graffiti invade sus paredes. A lado de un callejón que bien podría parecer de un barrio en el cual se debería de tener cuidado, hay una tienda de moda y por sus precios, de lujo. Es Melbourne, ciudad australiana que junta lo mejor de varios estilos de vida.

La capital del estado de Victoria se encuentra a casi una hora en avión de Sydney, la ciudad más poblada de Australia. Su población multicultural alcanza los 4 millones y en donde uno de cada cuatro habitantes, nació fuera del país. Una ciudad en donde puedes ser de cualquier parte del mundo y no te sientes extranjero.

IMG_2103

¿Qué ver?

Flinders Street Station es el corazón de esta urbe. Si buscas llegar a algún lugar en la ciudad, es casi un hecho que tomes el tren (metro) y llegues ahí. Alrededor de la estación encontrarás calles que vale la pena transitar como Swanston y Elizabeth. Además, a partir de este punto, podrás caminar por el corredor cultural que te lleva por Degraves Street, una calle hecha para apreciar mientras tomas un café o una cerveza.

IMG_2086

A tan solo unos metros de Flinders, se encuentra Federation Square, parada obligatoria cuando se visita Melbourne. Más de ocho millones de personas visitan la también llamada Fed Square. Aquí encuentras desde exposiciones al aire libre, transmisión de eventos en sus pantallas hasta el ACMI (Australian Center for the Moving Image), que pese a su acceso gratuito, es un lugar que vale muchísimo la pena visitar y te vas a impresionar.

Los parques de Melbourne no solo son enormes, sino limpios y placenteros. Además, cerca a cada uno de ellos, hay diferentes atracciones, como cuando visitas los Jardines de Carlton puedes llegar al Museo de Melbourne, el cual cuenta con exposiciones interesantes y tiene un costo de ocho dólares australianos.

El complejo deportivo en el centro de la ciudad es impresionante. No solo se trata de rugby, sino de futbol, tenis y más. Desde Flinders Street Station se puede llegar, a no más de 15 minutos caminando, al complejo deportivo. En Rod Laver Arena, sede del Abierto de Tenis de Australia, puedes realizar un tour guiado que tiene un precio de 14 dólares australianos. Cerca de las canchas de tenis, encuentras Melbourne Cricket Ground un inmueble enorme con capacidad para más de 100,000 personas. Tampoco te puedes perder por la noche la iluminación del AAMI Park, un show gratis y realmente impresionante.

IMG_2670

La Universidad de Melbourne es un gran lugar para pasar la tarde. Sus jardines, sus edificios, su ambiente, te encantarán. A tan solo 20 minutos caminando del centro de la ciudad, es una escala obligada.

También te recomiendo visitar el Mercado Queen Victoria, en donde encontrarás de todo, desde comida a buen precio hasta los souvenirs para el regreso y caminar cerca de sus puentes, desde donde podrás apreciar la Torre Eureka, el cuarto edificio residencial más alto del mundo.

¿Qué visitar?

Si buscas pasar la mitad de un día dentro de un lugar, mis dos recomendaciones tienen que ver con naturaleza y fauna. El primero, el Acuario de Melbourne, a minutos caminando de Flinders Street Station y con un precio de 33.50 dólares australianos tiene una gran variedad de animales y lugares llamativos para apreciarlos. No puedes dejar de pasar por el área de los pingüinos emperador.

IMG_2141

Dos. El zoológico. Con un precio de 24.80 dólares australianos y a pocas estaciones de metro del centro, es una parada obligada. Pese a que no cuenta con todos los animales de la región (como el demonio de Tasmania), si encuentras canguros, koalas, wombats y más. Si eres de los que les gustan los animales, pasarás un gran tiempo acá. Sin ser el mejor zoológico de Australia (porque más adelante hablaremos del de Sydney), vale mucho la pena.

IMG_2351

¿Cuánto me cuesta estar en Melbourne?

Como todo, depende de la temporada. Puedes encontrar hostales desde 22 dólares estadounidenses, hasta hoteles de 377 billetes verdes por noche. ¿La comida? Una comida para una persona en un restaurante griego en una de las mejores zonas de la ciudad la puedes conseguir desde 40-50 dólares australianos. Como siempre, puedes contar con McDonalds, KFC o Burger King (que allá tiene el nombre de Hungry Jacks), en donde encontrarás paquetes cercanos a los 10 dólares australianos.

Salir, salir es caro. Sobre todo cuando vas a una de las calles con más vida por la noche, como es Chapel Street. Ahí encontrarás desde pubs, hasta clubs exclusivos. Lo que si, llevar la cartera, pues un solo tarro de cerveza puede alcanzar los 10 dólares australianos. La variedad te va a sorprender, pues no solo es vida de noche, sino también restaurantes, boutiques y galerías.

El transporte. Un pase diario de metro alcanza los siete dólares australianos en tanto que si solo lo usas una vez, te cuesta 3.80. Como turista, te conviene más el diario. El metro es funcional, seguro y limpio. Muy recomendable. En el centro puedes usar el Tram, el cual viene incluído en tu boleto de metro.

Recomendación. Si eres maestro o estudiante, ya la hiciste. Tendrás descuento para la mayoría de las cosas, por esa razón, no olvides tus credenciales.

Conclusión.

Melbourne es una ciudad única. Se distingue por sus calles, por su gente, por la forma en la que funciona. Sin lugar a dudas, un lugar que hay que conocer.

¿Qué te pareció el post? Te invito a continuar la conversación en mi cuenta de Twitter: @PabloEscobedo

IMG_0230

Ok, ya hablamos de cómo conocer gente local y tener un gran tiempo (recuerda que también funciona al revés, no se trata solo de andar saltando de sofa en sofa sin compartir la experiencia recibiendo a alguien). Ahora, ¿cómo ahorro en comida?

Después del avión y el hospedaje, la comida es en lo que más se puede gastar. Supongamos que llegamos como un turista cualquiera, así me pasó en Buenos Aires, Argentina. Pregunté en el hotel (República Wellness), “¿dónde se come bien?”. Mi experiencia, ese día comí, si, en Puerto Madero, pero no fue del todo bueno. Fue un poco más caro de lo que pagué después y me quedó un sentimiento de desilusión. Me enviaron a un restaurante de turista.

Al día siguiente desperté y desayuné en el hotel. Aunque el desayuno estaba incluido en el cargo de la habitación, me arrepentí de gastar tiempo y dinero en propina por una comida tan mala.

En fin. En Europa decidí llevarme lo que desayuno generalmente en México: avena quaker. Pasé aduana dos veces, en Ámsterdam y Copenhague y no tuve problemas con pasar los sobres del alimento. Así pues, todas mis mañanas y noches tenía alimento en casa, si bien llega a aburrirte, la sensación de no tener que gastar en algo que igual no te gusta, es satisfactoria.

¿Por qué el desayuno y la cena?

En mi caso, son las dos comidas que menos disfruto. Me encanta comer y ahí si, he probado los alimentos de cada país, pero en lo personal, sobre todo el desayuno, ofrece poco a mi paladar. Como experiencia incluso recuerdo haber intentado la avena sueca, y sin pensarlo, regresé a mis sobres de avena quaker.

Probaré nuevas cosas

En mis próximos viajes no solo llevaré avena, sino también intentaré llevar barras de granola, con la finalidad de ahorrarme esas idas al 7/11 (que en casi todo el mundo los he visto, originales o similares) por un chocolate o algo parecido. Se acaba gastando más en esos gastos hormiga.

¿Se te ocurre algo más?

Puedes seguir este blog en Twitter: @Viajes360

También te espero en mi cuenta: @PabloEscobedo

Dentro de las temas que expertos en viajes recomiendan saber, están el voltaje y el uso de los enchufes eléctricos en cada país. Es importante conocer acerca del asunto por varios factores.

-       El cuidado de tus aparatos, en especial, los gadgets. Una variación en la energía sin un buen transformador podría provocar daños considerables en los gadgets.

 -       El lado económico. Si bien no es un gasto enorme el que se realiza al comprar el transformador en los enchufes, mientras más desconocimiento, más dinero sacarás de tu cartera. En mi caso, actuar con ignorancia en Suecia e ir a una tienda para turistas me restó 100 coronas suecas (casi 10 euros) en lugar de conseguir uno por casi un tercio de lo que pagué.

 -       Mantenerte conectado. En Haifa, Israel no tuve transformador por tres días, mi computadora se quedó sin batería y vaya, varios pendientes que tenía, no los pude realizar. Razón por la cual, estar preparado me pareció fundamental.

 En México, una opción de compra es el “Adaptador universal de contactos eléctricos” que vende Steren por 150 pesos.

 Aquí el mapa en el cual te puedes orientar para saber que enchufe necesitarás, dependiendo el país.

plug_map

Puedes seguir este blog en Twitter: @Viajes360

También te espero en mi cuenta: @PabloEscobedo

Y si. Las redes sociales me han cambiado. Mis hábitos se han modificado para entrar en 140 caracteres de Twitter o encontrar los filtros de seguridad para proteger mi perfil en Facebook. Al mismo tiempo, otro tipo de comunidad, la de CouchSurfing, me ha facilitado conocer el mundo y su gente.

Cuando alguien googlea “hospedaje gratuito” es posible que alguna de las opciones refiera a CouchSurfing. Sin embargo, la búsqueda quedaría muy corta.

¿Qué es Couchsurfing?

En mis palabras, es una red social similar a Facebook, con la diferencia en que tienes una opción en la cual puedes decidir si recibes a alguien, si tal vez lo haces, si solo buscas un café o cerveza o si prefieres decir no a todas las anteriores.

Igualmente, describes el lugar en el que vives, sus reglas, y tu forma de ser a detalle (en su mayoría) para que si alguien piensa pasar un rato en tu sofá o con tu compañía, tenga el mayor conocimiento de las condiciones. 

cs

Mi perfil en CouchSurfing.

Objetivos

Encontrar sofá (casa) con alguien por un periodo de tiempo sin nada a cambio mas que el respeto y armonía en la casa. Así, quien recibe y quien visita, ganan en experiencias y en el caso de segundo, si, se ahorra algo de dinero. De la misma manera, puedes solo agendar una cita para un café o una cerveza, lo cual si eres turista, te sirve para conocer a detalle los lugares de la ciudad que estás visitando (en la mayoría de las veces). Un intercambio de culturas, vaya.

¿Es seguro?

En la actualidad, en las redes sociales no hay nada que te asegure que quién esta del otro lado es quien dice ser. Eso es un hecho. Mis recomendaciones con relación a CouchSurfing son:

Fíjate en su información. Si su descripción es breve, no tiene fotografías, links o algo que amplíe el conocimiento acerca de la persona, duda.

Cantidad de amigos y comentarios. En CouchSurfing lo más seguro para comprobar la veracidad de identidad de alguien es ver cuánta gente lo conoce y si concuerda (una disculpa por la siguiente revoltura) lo que ellos dicen que el o ella dice ser.  Lee las referencias que le han realizado a la persona que se ha puesto en contacto contigo o con la que pretendes ponerte en contacto.

cs1

Verificación. Hay una forma de verificar tu cuenta en CouchSurfing, lo cual implica que hayas pagado cierta cantidad de dinero para que la red social verifique que seas quien dices ser.

Mi experiencia

La mejor. He recibido gente en México y me he quedado con extraños en Europa. Asimismo, he salido a cenar, comer, desayunar o por unas cervezas con gente en Estados Unidos. Siempre he tenido precaución de decir “si” a gente con mis mismos intereses y personalidad parecida, y así ha sido. Sin lugar a dudas, un lugar recomendable para estar.

Puedes seguir este blog en Twitter: @Viajes360

También te espero en mi cuenta: @PabloEscobedo